Un enfoque desde el Estado para el desarrollo sustentable

Un enfoque desde el Estado para el desarrollo sustentable

Por Nora Prudkin*, Cristina Cataldo** y Mar├şa Teresa Heras***


 
*Licenciada en Biolog├şa **Arquitecta ***Licenciada en Biolog├şa


-A A +A

El Programa Mejoramiento de Barrios (Promeba) est├í siendo ejecutado por la Subsecretar├şa de Vivienda y Desarrollo Urbano del Ministerio de Planificaci├│n Federal. Es una l├şnea de inversi├│n social que opera a escala nacional sobre el h├íbitat de la poblaci├│n con Necesidades B├ísicas Insatisfechas (NBI) localizada en centros urbanos del pa├şs, siendo el barrio/la villa la unidad de gesti├│n operativa.

La meta del programa es mejorar las condiciones de dicha población, normalmente asentada en territorios con carencia de infraestructura urbana, con problemas ambientales y de regularización dominial y, consecuentemente, con marginación urbana y social. Para ello se realizan inversiones que ofrecen soluciones integrales: se consolidan los barrios/villas reorganizando la trama urbana, dotándolos de la infraestructura básica y de las obras y acciones de mitigación ambiental requeridas, de la regularización dominial que otorgue la titularidad del lote y fortaleciendo la organización social de esa comunidad.

La particularidad del modelo de gesti├│n reside en la metodolog├şa participativa e interdisciplinaria: trabaja con las familias y organizaciones del barrio a trav├ęs de distintas herramientas de participaci├│n como las mesas de gesti├│n, la consulta p├║blica y las audiencias barriales. Para ello se cuenta con un equipo interdisciplinario de profesionales que trabaja en el barrio con la poblaci├│n desde el diagn├│stico hasta el per├şodo de post obra. Este equipo basa su accionar en la participaci├│n activa de la poblaci├│n para la resoluci├│n de los problemas legales, sociales, urbanos y ambientales que los afectan, a trav├ęs de m├║ltiples actividades priorizando la articulaci├│n con organismos p├║blicos y organizaciones no gubernamentales.

Hábitat y sustentabilidad

El enfoque de la sustentabilidad propone un nuevo encuadre al definir como objetivo central la conciliaci├│n del desarrollo humano con el mantenimiento a perpetuidad del capital ambiental. Intr├şnsecamente pone en cuesti├│n los modos de acci├│n del hombre contempor├íneo y cambia el eje de los objetivos y de las prioridades sociales. Es un proceso de cambio, en el que el aprovechamiento de los recursos naturales, la estructura de las inversiones, la orientaci├│n del avance tecnol├│gico y las estructuras institucionales deben ser consistentes, tanto con las necesidades futuras como con las presentes. En tanto supone un cambio estrat├ęgico, no s├│lo es necesario que infiltre y se consolide en la conciencia social sino que es indispensable que forme parte de las pol├şticas de Estado.

Promeba aplica un modelo de gesti├│n urbano-ambiental del h├íbitat que coloca al desarrollo sustentable en la esfera de las pol├şticas p├║blicas.

El hábitat de la pobreza en la Argentina

Bajo las condiciones socioecon├│micas de las ├║ltimas d├ęcadas, se observa un proceso de balcanizaci├│n del tejido urbano que tiende a consolidar la existencia de barrios muy contrastados en cuanto a sus condiciones ambientales. La imagen de las ciudades rodeadas por una periferia de baja calidad ambiental es una constante; el h├íbitat de la pobreza concentra los mayores riesgos por la existencia de procesos ambientales acumulativos, consolidando la pauperizaci├│n y la marginalizaci├│n.

Las localidades donde se insertan estos barrios presentan un patr├│n com├║n. En general, se trata de ciudades donde se combinan las consecuencias de un crecimiento f├şsico incontrolado generado por un fuerte incremento demogr├ífico y est├ín afectados por riesgos ambientales:

* Barrios construidos sobre sitios susceptibles a inundaciones por desbordes de cursos de agua o anegamiento por problemas de drenaje local, erosi├│n h├şdrica o e├│lica, derrumbes, deslizamientos de terreno y/o aluviones, condiciones naturales del sitio que por su alta vulnerabilidad no entra en la oferta de tierra para el mercado urbano.
* Marcado d├ęficit de infraestructura de saneamiento b├ísico: agua potable y sistemas de eliminaci├│n de efluentes y excretas, que generan serios problemas de contaminaci├│n de las aguas superficiales y subterr├íneas, incidiendo en las condiciones de salud.
* Fuerte exposici├│n a riesgos antr├│picos por la localizaci├│n adyacente a carreteras, ferrocarriles y/o canales, por la existencia de basurales a cielo abierto, en el entorno o dentro de los mismos, legales o clandestinos; por encontrarse adyacentes a l├şneas de alta tensi├│n y/o redes de gas de alta presi├│n u oleoductos, precario o inexistente sistema de servicios de recolecci├│n y disposici├│n de residuos domiciliarios.
* Hacinamiento y precariedad de las viviendas.

Estos problemas, que en la mayor├şa de los casos se dan en simult├íneo, revisten diferentes grados de intensidad y tienen un nivel de manifestaci├│n muy concreto en la calidad de vida de la poblaci├│n. Aun cuando existen escasas estad├şsticas que reflejen una relaci├│n causa-efecto de los problemas ambientales sobre el deterioro de la salud, numerosos trabajos han demostrado que la persistencia de enfermedades t├şpicas de la pobreza, responde ÔÇôen t├ęrminos generalesÔÇô al deterioro ambiental que afecta a estos hogares de menores recursos. Dengue, chagas, leptospirosis, triquinosis, hanta virus, tuberculosis, infecciones intestinales, pulmonares y de piel est├ín estrechamente relacionadas con el saneamiento ambiental.

Si bien el peso relativo de la poblaci├│n NBI es diferencial seg├║n las regiones, provincias y ciudades, se puede asegurar que en la mayor├şa de los centros urbanos la correlaci├│n entre poblaci├│n marginal y espacios urbanos de baja calidad ambiental es una constante. La inestabilidad y fragilidad del medio donde se ubican los barrios NBI se replica en la inestabilidad y fragilidad social de su poblaci├│n, sin├│nimo de exclusi├│n social.

La evaluaci├│n ambiental en el programa

La concepci├│n del Promeba como una l├şnea de inversi├│n integral y con fuerte contenido social hizo necesario el desarrollo de herramientas y t├ęcnicas ambientales para garantizar la aplicaci├│n del criterio de sustentabilidad en consonancia con los criterios de equidad, calidad y eficiencia, en el marco de un trabajo participativo interdisciplinario e interinstitucional, bajo la premisa de que cada experiencia fuera replicable y perfectible en el tiempo.

Uno de los resultados obtenidos por el programa como herramienta de gesti├│n p├║blica ha sido la efectiva aplicaci├│n y difusi├│n de un modelo de gesti├│n que incluye la aplicaci├│n del procedimiento de evaluaci├│n y salvaguardas ambientales como modo de asegurar que el proyecto sea ambientalmente sustentable.

El programa ha puesto especial ├ęnfasis en los instrumentos de gesti├│n con relaci├│n al c├│mo, d├│nde y con qu├ę elementos actuar, concentrando los mayores esfuerzos t├ęcnicos y de financiaci├│n alrededor de cinco estrategias centrales:

1. La aplicaci├│n del procedimiento ambiental en todo el ciclo de proyecto, desde la identificaci├│n hasta el monitoreo. La identificaci├│n temprana de los riesgos ambientales es fundamental para definir el perfil de los proyectos. En funci├│n de los niveles de riesgo ambiental el proyecto se encuadra en una estrategia ├║nica de consolidaci├│n urbana o puede requerir localizaciones parciales. La realizaci├│n de la evaluaci├│n ambiental en paralelo al dise├▒o de los proyectos es de car├ícter obligatorio. Esta modalidad garantiza la inclusi├│n de los ajustes ambientales necesarios en el dise├▒o de obras y orienta en la b├║squeda de alternativas ambientalmente viables. Como resultado de este proceso se proponen las obras de mitigaci├│n y el equipamiento ambiental requerido por el proyecto as├ş como el plan de intervenci├│n ambiental que pauta tem├ítica y operativamente las actividades a desarrollar en el barrio con la poblaci├│n.

Durante la ejecuci├│n del proyecto integral el procedimiento ambiental se ejecuta a trav├ęs de acciones de monitoreo y control ambiental, bajo responsabilidad de t├ęcnicos espec├şficos. El procedimiento ambiental garantiza la eliminaci├│n o reducci├│n de los riesgos tanto para la poblaci├│n como para las obras, asegurando mejores condiciones del h├íbitat y la mayor eficiencia de la inversi├│n. En la etapa de monitoreo post obra, se verifica la eficacia de las obras de mitigaci├│n ambiental y todas aquellas que fueron propuestas para mejorar las condiciones ambientales del barrio.

2. La adopci├│n de una estructura funcional para la gesti├│n ambiental de los proyectos. La difusi├│n y aplicaci├│n de este nuevo modelo de gesti├│n requiere de una estructura funcional espec├şfica con una preparaci├│n acorde con las demandas y exigencias ambientales que enfrenta el programa. Los componentes b├ísicos de esa estructura son a nivel nacional la Unidad de Coordinaci├│n (UCN), a nivel de las provincias las Unidades Ejecutoras Provinciales (UEP), a nivel municipal las Unidades Ejecutoras Municipales (UEM) y a nivel de los barrios ÔÇťel equipo de campoÔÇŁ. Todos estos niveles cuentan con personal t├ęcnico especializado en evaluaci├│n y procedimiento ambiental. Adem├ís de articularse entre s├ş y con la comunidad y las asociaciones vecinales, lo hacen con los diversos organismos oficiales y no gubernamentales que est├ín comprometidos en la ejecuci├│n de los planes de manejo ambiental.

3. La asignaci├│n de recursos espec├şficos para obras de mitigaci├│n y equipamiento ambiental. A fin de atenuar, evitar o compensar impactos negativos o condiciones ambientales adversas de los barrios y acentuar los impactos positivos, se financian inversiones f├şsicas de mitigaci├│n ambiental que cubren un espectro amplio de rubros como obras de ingenier├şa y sistemas de manejo ambientalmente compatibles que pueden requerir o no la provisi├│n de bienes o equipos espec├şficos. En relaci├│n con las soluciones tecnol├│gicas, se incorporan alternativas distintas para cada regi├│n, con un costo compatible con la dimensi├│n de la inversi├│n total. Un concepto b├ísico que se tiene en cuenta al momento de elegir una tecnolog├şa es que la misma debe contemplar el perfil sociocultural donde se va a aplicar ya que la pr├íctica muestra que ninguna inversi├│n puede ser sustentable si no es tomada y legitimada por la propia poblaci├│n beneficiaria.

4. La asignaci├│n de recursos para acompa├▒amiento ambiental. El conocimiento y la capacidad que se tenga para enfrentar los problemas ambientales y resolverlos adecuadamente es la base para el logro de los objetivos planteados, para ello Promeba dedica un porcentaje de sus recursos a las acciones de capacitaci├│n. En general las instituciones no integran los aspectos ambientales a las operatorias y actividades de desarrollo urbano. Tampoco es frecuente que cuenten con capacidad instalada para encarar ciertas funciones clave como la revisi├│n de las evaluaciones ambientales, la supervisi├│n t├ęcnica y la vigilancia ambiental que demanda la operatoria del programa. Finalmente se detecta una falta de articulaci├│n entre los distintos organismos ligados al desarrollo urbano. Esta falta de rendimiento institucional introdujo la necesidad de garantizar el seguimiento ambiental de los proyectos incorporando como ├ştem financiable la contrataci├│n de t├ęcnicos ambientales por parte del programa para desarrollar lo que se denomina acompa├▒amiento ambiental. El accionar del promotor ambiental, en conjunto con el resto del equipo de campo interdisciplinario, ha generado uno de los resultados de mayor impacto logrados en los aspectos institucionales locales. Tal es el caso de las tareas desarrolladas en conjunto con el Prohuerta, con Ecoclubes, con escuelas y colegios de los barrios, centros de salud o atenci├│n primaria, direcciones municipales (de bromatolog├şa, veterinaria, espacios verdes, etc.). La presencia permanente del equipo de campo que desarrolla el acompa├▒amiento de la poblaci├│n en el barrio permite la convergencia de recursos disponibles, una mayor participaci├│n ciudadana, dado que no son acciones aisladas sino que se articulan en torno a un programa de trabajo, y con ello, la sinergia de impactos y beneficios.

5. La participaci├│n de la comunidad beneficiaria, organismos p├║blicos y de la sociedad civil en general. El programa viene desarrollando y poniendo a prueba diversos mecanismos de participaci├│n. Como forma institucionalizada se aplica el procedimiento de Consulta y Audiencia p├║blica. A trav├ęs del mismo se somete el Proyecto Ejecutivo Integral a un proceso de consulta abierta a toda la comunidad. En ├ęl, tambi├ęn se detallan las condiciones de riesgo ambiental que posee el barrio y c├│mo se van a resolver, las obras que se van a ejecutar, evaluadas en t├ęrminos de su impacto ambiental en el barrio y su entorno.

Como resultado, las prioridades u observaciones al proyecto, cuando resultan procedentes, son incorporadas al proyecto definitivo, logrando un mayor grado de aceptaci├│n y consenso del mismo. Otra instancia de participaci├│n es la mesa de gesti├│n como espacio de gran potencial para la articulaci├│n, negociaci├│n y arribo de acuerdos, especialmente con dependencias gubernamentales, instituciones y organizaciones no gubernamentales con competencia en aspectos espec├şficos del proyecto.

Sustentabilidad concreta

El desarrollo de Promeba en la esfera de la gestión urbana, con una fuerte incorporación de la temática ambiental como eje transversal a la formulación, ejecución y mantenimiento de los proyectos, permite operativizar el concepto de sustentabilidad en forma concreta y sostenida.

Del análisis de esta experiencia y de algunos de sus resultados derivados del modelo de gestión desarrollado, se pueden exponer algunas conclusiones:

1. El pasaje de una pol├ştica de encuadre tradicional a una sustentable se da a trav├ęs de un proceso lento, complejo, no espont├íneo. Para promoverlo es indispensable contar con ciertas condiciones de partida:

* Un marco de decisi├│n pol├ştica que promueva, o al menos no dificulte la incorporaci├│n del nuevo enfoque.

* Una estructura institucional que facilite mecanismos de participaci├│n y permita la ÔÇťnegociaci├│nÔÇŁ entre los diversos actores sociales en juego.

* La generaci├│n de conocimientos b├ísicos y aplicados as├ş como la preparaci├│n de los recursos humanos de manera que puedan responder a las demandas y planteos emergentes del modelo de gesti├│n sustentable.

2. La sustentabilidad requiere de un accionar de forma continua aunque los resultados puedan verse en el largo plazo. Por ello, la continuidad a lo largo del tiempo del modelo de gesti├│n aplicado, sosteniendo sus objetivos y superando cambios pol├şticos, de dependencia gubernamental y de entornos socioecon├│micos es un factor indispensable.

3. La participaci├│n a diferentes niveles de las partes interesadas genera equilibrios en la adopci├│n de decisiones y deriva en una ejecuci├│n m├ís eficaz de las iniciativas de desarrollo sustentable. Esa tendencia es el resultado del proceso de democratizaci├│n que en forma imperfecta y con gran esfuerzo la sociedad intenta alcanzar. Sin embargo, los hechos sugieren que la tendencia hacia la participaci├│n debe profundizarse e incluir no s├│lo la planificaci├│n sino tambi├ęn la ejecuci├│n, el mantenimiento y la vigilancia de todo el proceso, a fin de contribuir eficazmente a la sustentabilidad.

4. La efectiva neutralizaci├│n o mitigaci├│n de riesgos ambientales preexistentes es uno de los objetivos de las obras que se ejecutan en cada proyecto y permite consolidar los barrios en forma integral y sostenida, superando la ejecuci├│n de una pol├ştica urbana de emergencia.
5. La aplicaci├│n rigurosa de la evaluaci├│n ambiental ex-ante permite la selecci├│n de obras que en muchos casos no s├│lo mitigan riesgos ambientales en el sitio de intervenci├│n sino que tambi├ęn generan impactos positivos en el entorno y a nivel ciudad.

6. Una de las derivaciones más importantes de esta experiencia es la necesidad de fortalecer los aspectos institucionales locales y de otros organismos que articulen con Promeba, que les permitan aplicar el concepto de sustentabilidad, aprovechando los recursos que este programa brinda y la experiencia desarrollada.

<
>


DESCARGAR - VER
N┬║ 81: Ciudades


DESCARGAR - VER
N┬║ 80: Futuro del trabajo


DESCARGAR - VER
N┬║ 79: PACTO SOCIAL


DESCARGAR - VER
N┬║ 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
N┬║ 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
N┬║ 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
N┬║ 75: Formaci├│n Docente


DESCARGAR - VER
Nº 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
N┬║ 73: ELITES


DESCARGAR - VER
N┬║ 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
N┬║ 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
N┬║ 70: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
N┬║ 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
N┬║ 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 66: La Educaci├│n de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
N┬║ 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
N┬║ 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
N┬║ 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
N┬║ 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
N┬║ 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
N┬║ 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
N┬║ 59: La Responsabilizaci├│n en la gesti├│n p├║blica


DESCARGAR - VER
N┬║ 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
N┬║ 56: ASIA


DESCARGAR - VER
N┬║ 55: Econom├şa Internacional


DESCARGAR - VER
N┬║ 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
N┬║ 53: N┬║ 53


DESCARGAR - VER
N┬║ 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
N┬║ 51: Juventud


DESCARGAR - VER
N┬║ 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
N┬║ 49: Libertad de expresi├│n


DESCARGAR - VER
N┬║ 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
N┬║ 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
N┬║ 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
N┬║ 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
N┬║ 44: EE.UU. y Am├ęrica Latina


DESCARGAR - VER
N┬║ 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
N┬║ 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
N┬║ 41: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 40: Internet y Nuevas Tecnolog├şas


DESCARGAR - VER
N┬║ 39: Internet y Nuevas Tecnolog├şas


DESCARGAR - VER
N┬║ 38: Econom├Ča Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
N┬║ 37: econom├şa social


DESCARGAR - VER
N┬║ 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
N┬║ 35: C├│rdoba


DESCARGAR - VER
N┬║ 34: Control Social


DESCARGAR - VER
N┬║ 33: Educaci├│n Superior


DESCARGAR - VER
N┬║ 32: G├ęnero


DESCARGAR - VER
N┬║ 31: 30 a├▒os de democracia


DESCARGAR - VER
N┬║ 30: Justicia


DESCARGAR - VER
N┬║ 29: Desaf├şos culturales


DESCARGAR - VER
N┬║ 28: Econom├şas Regionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 27: Econom├şas Regionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 26: N┬║ 26


DESCARGAR - VER
N┬║ 25: pueblos ind├şgenas


DESCARGAR - VER
N┬║ 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
N┬║ 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
N┬║ 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
N┬║ 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
N┬║ 20: AGUA


DESCARGAR - VER
N┬║ 19: Integraci├│n Regional


DESCARGAR - VER
N┬║ 18: Estado II


DESCARGAR - VER
N┬║ 17: Estado I


DESCARGAR - VER
N┬║ 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
N┬║ 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
N┬║ 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
N┬║ 12: Agroganader├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
N┬║ 10: Energ├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 9: Transporte


DESCARGAR - VER
N┬║ 8: Ciencia y tecnolog├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 7: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
N┬║ 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
N┬║ 3: Educaci├│n


DESCARGAR - VER
N┬║ 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
N┬║ 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix N┬║ 5
Tierra y libertad

Hábitat y vivienda

Art├şculos de este n├║mero

Andrea Catenazzi
La planificaci├│n urbana en cuesti├│n
Tomás Bontempo y Silvia Bossini Pithod
Rol del Estado, inversi├│n p├║blica e inclusi├│n social
Sebastián Tedeschi
Cuatro claves en pol├şticas de h├íbitat desde la perspectiva de los derechos humanos
Mar├şa Laura Rey
Hacia una pol├ştica de inclusi├│n
Maria Cristina Cravino
El ciclo de las villas y el mercado inmobiliario informal
Nora Prudkin, Cristina Cataldo y Mar├şa Teresa Heras
Un enfoque desde el Estado para el desarrollo sustentable
Javier Fernández Castro
Posibilidades y l├şmites del proyecto urbano como herramienta de inclusi├│n socioespacial.
Florencia Almansi
La vulnerabilidad ambiental y la normativa urbana
Daniel Galizzi
Gesti├│n de las pol├şticas de h├íbitat informal y capacidades de generaci├│n de nuevas reglas de juego
Andrea Casta├▒o y Jos├ę Rocha
La lucha por la tierra en el proyecto popular
N├ęstor Jeifetz y Mar├şa Carla Rodr├şguez
Producción autogestionaria del hábitat

Newsletter